Jueves, 24 de Abril de 2014

10 datos sobre inmunización

La Semana Mundial de la Inmunización —que se celebra la última semana de abril (24-30)— tiene por objeto promover uno de los instrumentos más potentes con que cuenta la humanidad en relación con la salud: la utilización de vacunas para proteger a las personas de cualquier edad contra las enfermedades.

La inmunización contra las enfermedades prevenibles mediante vacunación es esencial para alcanzar el cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio, consistente en reducir en dos terceras partes la mortalidad de niños menores de cinco años para 2015, y es que millones de niños mueren de enfermedades que pueden evitarse con las vacunas. Se están logrando progresos. Así, por ejemplo, se estima que en 2010 se vacunó a unos 109 millones de niños menores de un año con tres dosis de la vacuna contra difteria-tétanos-tos ferina (DTP3).

La inmunización es también una estrategia clave para promover la salud mundial y para responder a la amenaza de infecciones emergentes como una gripe pandémica.

Las actividades de la OMS en este terreno abarcan el establecimiento de normas; la investigación y el desarrollo; la regulación, la garantía de la calidad y la seguridad de las vacunas; el suministro de vacunas; la financiación de la inmunización y el fortalecimiento del sistema de vacunación.


1.


Se estima que la inmunización evita entre 2 y 3 millones de muertes cada año

La inmunización previene cada año en todos los grupos de edad numerosas muertes por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión. Es una de las intervenciones de salud pública más costoeficaces y de más éxito.




2.


La inmunización está llegando a más niños que nunca

En 2010, se estima que 109 millones de niños menores de un año recibieron tres dosis de la vacuna contra difteria-tétanos-tos ferina (DTP3). Estos niños quedan así protegidos contra procesos infecciosos que pueden tener consecuencias graves en forma de enfermedad, discapacidad o muerte.




3.


Se estima que hay unos 19.3 millones de niños menores de un año que no han recibido la DTP3

El 70% de esos niños viven en diez países, más de la mitad de ellos en la Región de África y la Región de Asia Sudoriental.



4.


Más de un millón de lactantes y niños de corta edad mueren cada año a causa de la enfermedad neumocócica o de la diarrea por rotavirus

Muchas de esas muertes se pueden prevenir mediante vacunación.



5.


Las alianzas publicoprivadas facilitan el desarrollo e introducción de vacunas

Por ejemplo, el año pasado se introdujo en Burkina Faso, Malí y Níger una nueva vacuna, denominada MenAfriVac, que previene la causa principal de meningitis epidémica en el África subsahariana, la infección por el meningococo A. A finales de 2011, en el Camerún, el Chad y Nigeria se estaba vacunando a más de 22 millones de personas con esa vacuna, que tiene el potencial de eliminar la causa principal de las epidemias de meningitis en África.



6.


El suministro de vacunas antigripales se ha ampliado considerablemente

Esa expansión ha sido posible gracias a que la OMS apoya los esfuerzos desplegados por los fabricantes de vacunas para producir y autorizar vacunas contra la gripe en 11 países en desarrollo.



7.


La mortalidad mundial por sarampión se ha reducido en un 74%


La mortalidad mundial por sarampión ha disminuido de las 535 000 defunciones estimadas en 2000 a las 139 300 de 2010, gracias a la intensificación de las campañas de vacunación.



8.


La incidencia de poliomielitis ha disminuido un 99%

Desde 1988 la incidencia de poliomielitis se ha reducido en un 99%, pasando de más de 350 000 casos a 1410 casos en 2010. Solo tres países siguen siendo endémicos: Afganistán, Nigeria y el Pakistán, frente a más de 125 países en 1988.



9.


La mortalidad anual por tétanos neonatal ha disminuido

Las defunciones por tétanos neonatal han disminuido según las estimaciones hasta 59 000, desde las 790 000 muertes registradas en 1988.



10.


La inmunización brinda la oportunidad de aplicar otras medidas que salvan vidas.

La inmunización no solo protege a los niños de las enfermedades prevenibles mediante vacunación. Sirve también para suministrar otros productos que salvan vidas, como suplementos de vitamina A para prevenir la malnutrición, mosquiteros tratados con insecticida para proteger contra la malaria, y tratamiento vermífugo para las lombrices intestinales. Además, los efectos benéficos de la inmunización se están extendiendo cada vez más a todo el ciclo de vida, hasta incluir a adolescentes y adultos, a quienes brinda protección contra enfermedades potencialmente mortales como la gripe, la meningitis y los cánceres que se contraen en la edad adulta.

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud