Sitio web ofical del Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy

Ministerio de Salud
Alcohol

Alegra, puede desinhibir, hasta incluso hacer olvidar o anestesiar nuestras ansiedades... Pero también lastima. Vaya si lastima.
Como un amigo traicionero, entra en nuestras vidas quizá en el peor momento, para absorbernos, para adueñarse de nuestras realidades... Es como aquel viejo tango de Troilo y Castillo...

¡Ya sé, no me digás! ¡Tenés razón!
La vida es una herida absurda,
y es todo tan fugaz
que es una curda, ¡nada más!
mi confesión.

Contame tu condena,
decime tu fracaso,
¿no ves la pena
que me ha herido?
Y hablame simplemente
de aquel amor ausente
tras un retazo del olvido.
¡Ya sé que te lastimo!
¡Ya se que te hago daño
llorando mi sermón de vino!

Pero es el viejo amor
que tiembla, bandoneón,
y busca en el licor que aturde,
la curda que al final
termine la función
corriéndole un telón al corazón.

¿no ves que vengo de un país
que está de olvido, siempre gris,
tras el alcohol?...

Introducción

El alcohol, junto con el cigarrillo, es la droga más utilizada en todo el mundo. Actualmente su abuso ha adquirido proporciones masivas y se encuentra asociado a toda una constelación de consecuencias adversas, de las cuales la enfermedad alcohólica constituye sólo una pequeña parte. Problemas en las relaciones familiares, laborales y sociales; accidentes domésticos, laborales y de tránsito; conductas violentas y lesiones autoinfligidas son sólo algunos de los resultados del consumo abusivo de alcohol.
Muchos estudios han coincidido en señalar la gran repercusión que ha tenido en los últimos años el consumo de bebidas alcohólicas sobre el sistema sanitario. Por ejemplo en nuestro país las camas hospitalarias dedicadas a drogadependientes o alcohólicos se ha duplicado, y entre el 20 y 30% se hallan ocupadas por personas con problemas relacionados con el alcohol.
Los adolescentes representan el principal grupo de riesgo. El 70% se inicia con cerveza, habiendo descendido considerablemente la producción de gaseosas.
Las bebidas alcohólicas, a lo largo de los años, han tenido preferencia sobre las otras, por su efecto tónico y euforizante, y la búsqueda de alivio a la angustia y a la liberación de lo reprimido. Junto a la "satisfacción oral" que procura y los valores a veces simbólicos de su uso, vulgarmente se atribuyen al alcohol propiedades como fuerza y virilidad.
Se ha establecido que en la génesis del alcoholismo intervienen numerosos factores de tipo biológico, psicológico y social, y que la interacción entre factores genéticos y medioambientales contribuye de manera importante al desarrollo de los problemas. Escuchá este dato: diversos estudios han señalado la existencia de una mayor frecuencia de presentación del alcoholismo en familiares directos de alcohólicos que en familiares de no alcohólicos. Es un círculo difícil de cerrar, claro que no imposible.


Los mitos sobre el alcoholismo

1) La presión que ejerce el grupo de amigos resulta determinante para conformar un hábito alcohólico.
Verdadero. Esto es así sobre todo en la adolescencia, cuando los mecanismos de imitación inconsciente y de identificación son muy activos. La presión que ejercen el grupo de amigos o el lugar de reunión resultan de gran importancia en la génesis del hábito alcohólico. Si bien, aclaremos, para engendrar el hábito es necesaria tener una personalidad permeable a la adicción.

2) Los jóvenes y los adolescentes toman cada vez más.
Verdadero. Son muchos los que toman y, cuando toman, toman mucho. La última encuesta que se hizo en el país -fue en 1999- arrojó datos muy llamativos. Entre ellos, que en la Argentina hay 800.000 chicos de entre 12 y 15 años que no sólo probaron alcohol sino que ya lo consumen en forma regular. Representan el 32 por ciento del total.
Algunos llegan a tomar como mínimo, un litro de vino, o dos de cerveza en su día de más habitual de consumo, que suele durante el fin de semana. De acuerdo con los especialistas, lo más habitual es que los jóvenes no tomen o tomen poco durante la semana. Y que consuman "todo junto" los viernes y los sábados a la noche.

3) El alcohol desinhibe.
Verdadero. La mayoría de los chicos no toman por placer sino por el efecto desinhibitorio y enfervorizante del alcohol. Es cierto que el primer efecto del alcohol es deprimir las funciones inhibitorias del cerebro, luego las intelectuales, después las sensoriales y reflejos, y por último, las motoras. Por eso, inicialmente, el bebedor se siente liberado, espontáneo y alegre pero en la medida en que aumenta el consumo pasa a un estado depresivo, ya que contrariamente a lo que se cree, el alcohol no es un estimulante sino un depresor del sistema nervioso. Luego de haber bebido, se altera la coordinación muscular y disminuye la potencia sexual.

4) Se puede beber alcohol y después manejar sin ninguna consecuencia adversa.
Falso. La ingestión de alcohol antes de conducir es una de las causas fundamentales de muertos y heridos en accidentes de tránsito. El alcohol produce un retardo en las reacciones y sueño cuando la concentración es suave. Cuando la intoxicación es mayor, lleva al conductor a realizar maniobras y reacciones peligrosas. En la Argentina, se considera alcoholizado al que presenta una concentración de 0.5 grs. de alcohol por litro de sangre. Para una persona de 70 kilos que bebe dos vasos de vino, manejar comienza a ser peligroso.

El Especialista

Lic. Nilda Astorga.
 
¿Por qué el alcohol tiene tanta aceptación social?
Porque el alcohol es viejo como la humanidad, está en todas las culturas, en toda la historia del hombre. Desde muy antiguo ha sido utilizado no solamente en los ritos, como pueden  ser algunas otras sustancias especiales, sino que también fue utilizado como parte de la alimentación; incluso en la Biblia hay un montón de citas donde aparece el alcohol, hasta en la cena pascual, es decir, estaba incluido en la alimentación del hombre. Obviamente que éste es el buen uso del alcohol, que se da hasta en nuestros tiempos. El alcohol empieza a tomar importancia en las sociedades decadentes, por ejemplo, en las orgías romanas. Cuando una sociedad está en un estado de crisis, hay mal uso del alcohol.

¿Existe algún grupo más vulnerable a este tipo de adicción?
La mayor incidencia del alcoholismo está entre los 15 y 25 años, que son las épocas en que tal vez los conflictos internos marcan más. Los jóvenes están más sensibles, es un período de mayor vulnerabilidad. Pero pueden también caer en el alcoholismo gente adulta y aún ancianos.  El alcohol es igual que cualquier otra adicción. Yo creo que lo primero para recuperarse es reconocer la enfermedad, reconocer que se tiene un problema y pedir ayuda, como en cualquier otra enfermedad. Y como en cualquier otra adicción, es muy difícil salir de ella sin ayuda.

 

El alcoholismo es una de las adicciones más difundidas y constituye un grave problema individual, familiar y social. En la esfera socio-cultural el alcoholismo, al igual que otras drogas produce:
- Disgregación de la familia, con sus principales consecuencias: alteraciones en el crecimiento físico y psíquico de los hijos.
- Ruptura de las relaciones amistosas anteriores y poca duración de las nuevas.
- Aumento de los accidentes de tránsito, laborales y domésticos.
- Pérdida del empleo, disminución de la productividad por ausentismo y disminución de la capacidad laboral.
- El dinero que se gasta en alcohol u otras drogas es causa de mayor pobreza y mala nutrición en las poblaciones marginales. Las condiciones económicas adversas pueden llevar al robo, a la prostitución y a la venta de droga.
- Sobrecarga de servicios médicos y de servicios sociales.

Contrariamente a lo que se cree, el alcoholismo no distingue géneros. Sin embargo, la mujer merece una consideración aparte porque, si bien se encuentran características comunes con el alcoholismo en el hombre, se distingue por los factores socioculturales que determinan el status de la mujer en nuestra sociedad. Los grupos sociales son menos indulgentes con las mujeres. Así se trata de un alcoholismo más secreto, solitario y controlado por el sentimiento de pudor que desencadena culpabilidad. El alcoholismo degrada más rápida y profundamente a la mujer. El rechazo y la intolerancia social no tarda en hacerse sentir para ella.
Cada vez son más los jóvenes que se acercan al alcohol. Algunas de las causas son el bombardeo constante de publicidad que estimula su consumo, la inestabilidad de la familia, la proliferación del delito de vender alcohol a los menores, y fundamentalmente: el desconocimiento sobre la gravedad de las consecuencias que provoca el abuso de las bebidas alcohólicas.

Conclusión

Nuestra sociedad es muy tolerante en cuanto al consumo de alcohol. Ni siquiera discutimos que la gente adulta tome o fume. Pero tampoco si toma o fuma un chico de 14. Y esto es muy grave.
En la Argentina, te repetimos, se venden aproximadamente mil millones de litros de cerveza anuales. Ese mercado apunta muy especialmente a los adolescentes. Tiene poca graduación alcohólica, sostiene la tolerancia social. Es cierto, pero se vende mucho. Hagamos un cálculo simple. Reduzcamos los litros de bebida a alcohol puro. Ahora comparemos. La cerveza pone en el mercado argentino, el doble de litros de alcohol absoluto que colocan todas las bebidas destiladas juntas.
Este avance inusitado de la comercialización es parte también de la tolerancia social que permite que alguien gane una fortuna ofreciendo señuelos legales para que los menores consuman o abusen del alcohol.
Es decir, esto es parte de lo que está en el lado oculto del témpano. Un témpano en una sociedad donde la tolerancia termina solo cuando se llega a la adicción.

Datos

Durante el primer trimestre del 2003, el consumo de vino aumentó en Argentina un 11 % en comparación al mismo período del año anterior. El número exacto de litros vendidos es de 9 millones, lo que representa un consumo estimado por habitante de 2,86 litros. De acuerdo con el Instituto Nacional de Vitivinicultura, entidad que proporcionó estos datos, del total comercializado el mayor volumen (51%) correspondió a vino de mesa o tetra brik.

La producción de cerveza creció casi al doble en la última década. En la Argentina se venden aproximadamente mil millones de litros de cerveza anuales. Para los especialistas, el salto fue por el aumento de adolescentes y jóvenes que consumen. Un informe del Conicet asegura que se ve en la calle que los jóvenes toman cada vez más y sostiene que el primer motivo es la tolerancia social que hay alrededor del tema. A veces la prevención del consumo es más fuerte sobre las drogas ilegales, pero la sociedad convive con un problema más grande que es el consumo de alcohol. Aceptamos, como si no pasara nada, que un chico de 14 años se tome una cerveza. En el imaginario colectivo la cerveza ni siquiera está registrada como una droga. Para muchos chicos no es vista como algo adictivo ni peligroso.
Si nos remitimos a las estadísticas, observamos que el alcohol está relacionado con el 40 al 50% de los accidentes de tránsito, el 15 al 20% de los accidentes laborales, el 50% de los homicidios. Con estas cifras queda demostrado que el alcohol, lejos de ser una buena compañía en las salidas nocturnas, es una droga peligrosa tanto para el adicto como para quien ocasionalmente abusa de ella.

Volver al listado
© Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy, 2008 | Gobierno de la Provincia de Jujuy
Av. Italia esq. Independencia - 4600 - San Salvador de Jujuy - Jujuy - Argentina - Fax: (54-388) 4221278 - E-mail: spministro@msaludjujuy.gov.ar Sec. Privada: (54-388) 4221286 / 1287 - Sec. Coord. Atención de la Salud: (54-388) 4221267
Sec. Planif. en Políticas y Reg. Sanitaria: (54-388) 4235466